Nuestro Programa general

Te dejamos el link para descargar el programa nacional de la Unión del Pueblo.

link: general

PRONUNCIAMIENTO ANTE LAS ELECCIONES GENERALES DE LA PROVINCIA DE SANTA FE

Nosotros recuperamos la experiencia del Guevarismocomo corriente política revolucionaria y socialista, cuya principal y más clara experiencia fue la del PRT-ERP, fuerza exterminada por la Dictadura Militar, perseguida y difamada. Pero desde la rebelión del 2001 venimos recuperando la historia y comprendiendo por qué las clases dominantes de nuestro país, con el respaldo del imperialismo, se empeñaron en hacer desaparecer al guevarismo: esta corriente ideológica y política había penetrado profundamente en la conciencia de la clase obrera y el pueblo, encarnando como ninguna otra vez sus anhelos de liberación social y desarrollo. Comprendemos, también, que la etapa que vivimos desde el 2001 es la de recuperar nuestras mejores experiencias como clase trabajadora y pueblo en general. Y en ese sentido entendemos que la clave esta en recuperar la conciencia del pueblo para luchar por el poder político y conquistar nuestro futuro

Por eso, desde 2004 venimos planteando la importancia y centralidad de la disputa en el terreno electoral por parte de las organizaciones populares y de izquierda. En ese camino, en nuestra provincia desde el 2009, impulsamos la construcción de una organización política, la Unión del Pueblo (UP), que nos permita llegar a la conciencia de nuestro pueblo planteando una alternativa en el sistema democrático existente.

La coyuntura actual. Plano Nacional.

Desde hace años planteamos que las opciones que se oponen de manera dogmática al kirchnerismo (Fracción del PJ), y a todo lo que haga, no es la mejor manera de plantearse como alternativa real para las masas del pueblo. Siempre sostuvimos que debíamos debatir con sólidos fundamentos y argumentos de cara al pueblo, siendo fundamental generar canales de participación para que el pueblo comience a movilizarse, involucrándose y ampliando su fuerza para incidir en la realidad; y de este modo superar la “movilización pasiva” que instrumenta el kirchnerismo como base para edificar el consenso ­de su propuesta de “capitalismo serio”.

Durante mucho tiempo varios grupos y/o intelectuales quisieron ver en el Gobierno nacional un gobierno de tipo popular, bajo la siempre ilusoria esperanza de una Burguesía Progresista que desarrollará nuestro país de manera independiente y en oposición al Capital Transnacional que dirige la economía mundial. Con el fin de apaciguar las fuerzas populares desatadas desde el 2001, se desplegó una lógica de mayor inversión del Estado a modo de subsidiar lo que el capitalismo “serio” (Dependiente) no desarrolla. La claudicación del empresariado nacional y su asociación y negocios comunes con el gran capital demostraron una vez mas que esta utopia de desarrollo nacional a través de la burguesía no tenia chances de ser una verdadera opción para el conjunto del pueblo trabajador.

El Kirchnerismo supo leer la nueva etapa abierta con la rebelión y retomó un lenguaje más político y menos gerencial (tal cual nos tenía acostumbrados el neoliberalismo). La década kirchnerista constituyó social, política y económicamente lo máximo que puede dar el capitalismo en Argentina, recogiendo parcialmente muchas peleas históricas de nuestro pueblo en estos 30 años de democracia: la derogación de leyes de impunidad, subsidio universal a los sectores más excluidos (que no es lo mismo que una necesaria Asignación Universal por hijo/a), moderada política por la integración sudamericana, eliminación de las AFJP’s, nuevos Derechos Civiles, estatización (parcial) de YPF, supuesta “re-estatización” de los Ferrocarriles. Siempre con sus contrapartes: ley “Antiterrorista”, Ley de HidroCarburos, Fomento de la Mega Minería Contaminante y de Saqueo, Mayor Extranjerización de la Economía, aumento de la Desigualdad Social (“Inclusión” con Desigualdad Social), profundización del modelo sojero, bajos salarios y trabajo precarizado… y podríamos seguir.

Luego del intento fallido de la ley de retenciones a las exportaciones de soja en el 2008, tuvo que empezar a desandar, desde entonces, su intento de Capitalismo “Nacional” y hoy día nos encontramos con las perspectivas de moderamiento en las medidas progresivas, profundización en el disciplinamiento de la Clase Trabajadora, de Re-Endeudamiento, y mayor apertura a las inversiones Extranjeras neo-colonialistas.

En Santa Fe

En nuestra provincia el “progresismo” del Partido Socialista y sus aliados Radicales quedó desdibujado ante las políticas nacionales. En ese sentido el Presidenciable Binner fue perdiendo protagonismo y para el Gran Empresariado dejó de ser una opción alternativa. Lo hicieron desaparecer de las noticias y de a poco también de las encuestas. Las dificultades del Gobierno en Santa Fe también desgastaron su propuesta, los problemas de la “Seguridad” y el Narcotráfico (la Narco Policía) han puesto en jaque su continuidad. El golpe de gracia fue el acuerdo de la UCR con el PRO que termino de dinamitar el Frente Amplio Progresista (FAP) quedando relegado a un lugar marginal para la gran política Capitalista Nacional.

¿El “mal menor”?

El candidato a gobernador derechista del PRO, Miguel Del Sel, despierta, en primer lugar, una catarata de críticas ante su mentalidad racista y sexista, combinada con reaccionarios prejuicios sociales contra los trabajadores. Pero, incluso con una millonaria maquinaria de publicidad, se puede dar el lujo de mostrarse como un empresario amigable y “fiestero”, que es capaz de “invitarte a comer un asado con prostitutas”, como se vio en un comercial de campaña. Puede aglutinar muchas críticas, pero al mismo tiempo cosecha años de siembra de valores consumistas y machistas en la conciencia del pueblo, que el sistema necesita para su reproducción. Este candidato fue el más votado en las PASO, superando a Miguel Lifschitz, del oficialista Frente Progresista Cívico y Social (FPCyS) y candidato del actual Gobernador Bonfatti.

Es común escuchar que a quienes alarma la figura de Del Sel, plantean que hay que votar por el “mal menor”, es decir, Lifschitz, que sería quien tendría chances de evitar el triunfo del PRO. Sin embargo, los fundamentos del “mal menor” no tienen suficiente asidero político, siendo que el PRO y el FPCyS, más allá de las diferencias en la fotogenia de sus candidatos, tienen muy buenas relaciones y coincidencias políticas que se expresan en el acuerdo UCR-PRO, en los concejos deliberantes y en las cámaras legislativas provinciales.

¿Qué tienen en común cuatro de los cinco candidatos a gobernador?

Tanto Lifschitz (FPCyS), como Omar Perotti (FPV-PJ), Del Sel-Reutemann (PRO-PJ) y Oscar Martinez (Frente Renovador-PJ) son parte del modelo sojero. De allí salen los aportes de sus campañas. Por lo tanto estos candidatos, sus asesores y quienes los sostienen responden directamente a los intereses de las corporaciones que generan súper ganancias a través del monocultivo, el cual está destruyendo a nuestra gente, nuestra tierra y nuestra vida. ¿Qué podemos esperar de cuatro propuestas que defienden y responden a un mismo interés? Como mucho, la diferencia entre éstas radica en cuánto les gusta usar el garrote contra los trabajadores. Los intereses alrededor del “oro verde” (La Soja) no quieren perder ni un milímetro en terreno y por eso se aseguraran poniendo huevos en varios nidos. Sólo así se pueden entender tantas opciones que representan lo mismo, con distinto colores y personeros.

¿Hay opción?

Desde hace unos años que hemos logrado crecer y hacer algunas experiencias de participación políticas muy diversas. La más importante fue haber obtenido la personería electoral de la Unión del Pueblo en La Plata y participado en un frente electoral con Patria Grande (FPDS-CN) en el 2013. Las otras experiencias no fueron en pie de igualdad, ya que, al no contar con personería, no tuvimos casi participación en las lógicas de construcción frentista, en las consignas ni en los candidatos. Sólo nos sirvió para ganar experiencia militante que ahora son parte de nuestro acervo.

En la actual coyuntura electoral nosotros vislumbramos algunas opciones políticas nacionales que caracterizamos como más genuinamente del pueblo y que se pueden dividir en tres grandes grupos: el Frente de Izquierda y los Trabajadores (FIT); Patria Grande (unificación del Frente Popular Darío Santillán Corriente Nacional y Marea Popular); y la Unidad Popular (Víctor De Genaro) junto al PTP (PCR). Cada uno de estos tres bloques es acompañado por otras organizaciones y pequeños grupos.

Donde se han proyectado y depositado a nivel nacional las expectativas de la izquierda anticapitalista, es en el FIT. Esto no es casual, ya que este sector tiene una innegable y firme posición ideológica, que les ha servido para mantener y transmitir un planteo anticapitalista. También, cuentan con una sostenida inserción en el movimiento obrero y la clase trabajadora en general, además del movimiento estudiantil.

En cambio, los otros dos bloques han lavado su discurso, poniéndose a la izquierda del “capitalismo serio”, con la ilusoria y perenne esperanza de dislocar por izquierda al kirchnerismo. Para ello apelan al nacionalismo popular como retórica principal, cuyos resultados electorales están saliendo a la vista.

Por ello analizamos que es acertada la postura del FIT, y no es menor su aparición en la gran escena Nacional con muy buenos desempeños en Salta, Neuquén y Mendoza. Pero su (hasta ahora) posicionamiento sectario (que tiene diferente grado en los partidos que lo constituyen) ha impedido ampliar su capacidad política y alcance. Ya el año pasado, desde el Frente por la Unidad Guevarista, les planteamos “abrir la cancha”, convocando a un gran frente del pueblo, aprovechando las PASO para una interna abierta con otros bloques y organizaciones de la clase trabajadora y el pueblo. Confiamos que si es real su crecimiento en torno a la clase obrera, estos sectores podrán abrir conciencias y posibilidades.[1]

En este marco, aún sin personería y sin participación electoral directa, y frente a las próximas elecciones generales en Santa Fe, proponemos enfrentar firmemente a los representantes de los partidos burgueses, responsables del saqueo de nuestra provincia desde hace décadas. De hecho, sabemos que Lifschitz-Binner, Perotti, Del Sel (Reutemann) y Martinez son parte del modelo sojeroyno representan los intereses y anhelos del conjunto del pueblo trabajador.

 Por todo esto, apoyamos como gobernador a Octavio Crivaro y a los distintos candidatos del Frente de Izquierda y los Trabajadores (FIT), por ser consecuentes con una plataforma que rompe con la hegemonía sojera y de las transnacionales exportadoras, planteando una propuesta alternativa al fallido intento de recuperar el capitalismo, ya sea en sus versiones “serio”, “normal” o neoliberal.

Y además, en particular volvemos a apoyar la candidatura a diputado de Carlos Del Frade en el Frente Social y Popular (FSP), porque creemos que su presencia en la cámara de diputados puede expresar lo que en la práctica viene siendo su tarea de periodista: dar lugar a las voces de todos los sectores en lucha de la provincia.

El desafío con estas fuerzas es superar la mera construcción electoral, trabajando para la organización y participación del pueblo. Porque en la lucha electoral es donde confrontamos a los distintos modelos capitalistas que ha padecido el pueblo y en particular los trabajadores desocupados y ocupados, pero debemos avanzar en constituir otra y superior forma de organizar la sociedad, ampliando los canales de participación popular.

Es en ese marco donde se encuentra nuestra concepción frentista. En ella el frente no termina en la suma de las organizaciones que lo integran sino que deben dar vida a una entidad superior: “el frente”, el cual debe contener a toda la militancia de las agrupaciones miembros, pero fundamentalmente debe dar origen a una identidad política de la cual se pueda sentir parte una enorme cantidad de militantes y activistas que no se sientan plenamente representados por cada una de las agrupaciones integrantes, pero que contengan a todos los afectados por el capitalismo y su injusto sistema social.

Construir la Unión del Pueblo es abonar a esta política, para transformarla y que sea verdaderamente del pueblo.

Rosario, 9 de junio de 2015

Unión del Pueblo y Juventud Guevarista

pronunciamiento2

[1] https://jgrosario.wordpress.com/2014/12/03/llamado-a-la-formacion-de-un-gran-frente-de-unidad-de-todo-el-pueblo/

Por qué ya no somos parte del Frente Ciudad Futura. Perspectivas actuales.

Por qué ya no somos parte del Frente Ciudad Futura. Perspectivas actuales.

Carta abierta de la Unión del Pueblo de Rosario.

La Unión del Pueblo de Rosario, es una fuerza pequeña, apenas una semilla de lo que estamos intentando construir con gran esfuerzo militante. Es muy probable que muchos rosarinos y rosarinas ni se percataron que en un momento sumamos nuestras modestas fuerzas al Frente Ciudad Futura (FCF), pero que hace un tiempo dejamos de formar parte de él.

No obstante, hubo quienes sí lo hicieron, sí preguntaron y quisieron saber cuál era la razón del alejamiento con ese proyecto que les habíamos propuesto acompañar, que nos habían visto impulsar con convicción y esfuerzo.

Si bien en su momento no hicimos públicas las razones de nuestro apartamiento del FCF, hoy, en el marco de una campaña que se inicia y de ciertos discursos que, como cantos de sirenas, volvemos a escuchar, nos vemos en la necesidad de plantear algunas cuestiones que tienen que ver con nuestra experiencia en ese “Frente” y que entendemos sirven también para pensar en las formas y estrategias de construcción de una alternativa política del pueblo y para el pueblo.

 

Acercamiento e integración al FCF

“Debemos ir construyendo fuerza suficiente para avanzar en estas ideas. Somos conscientes que con nosotros solos no basta”. Esto concluíamos en nuestra Asamblea del 26 de Mayo del 2013, donde habíamos definido, de manera abierta y democrática, nuestro programa de acción política.[1]

Meses antes habíamos conocido a militantes de GIROS cuando nos acercamos a solidarizarnos con el Tambo del barrio Nuevo Alberdi. Ahí nos enteramos que estaban pensando participar de las elecciones. En ese momento eran todas coincidencias en cuestionar la construcción política de los partidos tradicionales y la inexistente ligazón de sus propuestas con el pueblo.

Partiendo de estos acuerdos y de lo resuelto en la Asamblea de la Unión del Pueblo, aceptamos la invitación para ser parte del Comando de Campaña del FCF y luego, una vez pasadas las primarias, integrarnos más plenamente. Nos sumamos sin discutir candidatos ni integrar las listas. Esto habla a las claras de la verdadera vocación de unidad que tenemos (ya en el 2011 habíamos apoyado a Carlos Del Frade sin siquiera ser parte de su armado electoral). Desde 2007 venimos planteando la importancia y centralidad de la disputa en el terreno electoral por parte de las organizaciones populares y de izquierda. En ese sentido, nuestra participación es concebida no como una mera construcción electoral sino, al mismo tiempo, como una apuesta a la organización y participación del pueblo. De allí que los cargos y títulos los hemos considerado secundarios si analizamos que el Frente se construye con ese fin.

¿Un Frente que convida? El problema de la participación

Cada cultura política difunde también sus prácticas a través de ciertos términos que los identifican. En el FCF se repetía mucho eso de “convidar”. Convidar y compartir no son sinónimos. En el convite se presupone un propietario que convida, que da algo de lo suyo, mucho o poco, pero suyo. En cambio compartir no tiene necesariamente un propietario, podemos compartir ideas, un espacio, unos mates o una construcción política.

Como en política no hay términos ingenuos, en la práctica concreta fuimos entendiendo qué era eso de “convidar”.

En las asambleas y reuniones del Frente sólo estaban en discusión las cuestiones de orden práctico: “dónde pegamos los afiches”, “cuántos volantes repartimos”. En cambio la orientación de la campaña y las consignas de la misma nunca llegaban al convite. Empezamos a notar que todas las decisiones de carácter político llegaban digeridas de antemano. Sólo un grupo reducido era parte de tales discusiones y, a pesar de integrarnos al Frente, nunca pudimos compartir nuestras ideas y experiencias.

En general tanto para adentro, como para afuera las propuestas llegaban “enlatadas”, “soluciones” como productos mágicos que todo lo resuelven. Tanto para la militancia como para el pueblo. Un convite de recetas.

En este sentido, en general notamos que no se presentan debates que politicen y planteen los problemas de fondo que nos aquejan. A cambio se presentan soluciones “rápidas y pre digeridas” (ley de víctimas, misión anti-inflación) que no ponen en cuestionamiento a los grandes responsables de los problemas (empresarios, el Estado, las transnacionales, etc.).

 “Lo Nuevo” vs. “Lo viejo” (sólo contra la izquierda)

Algo que no compartíamos era esa estrategia de presentarse como “lo nuevo”. En la política Argentina post-dictadura hay muchos antecedentes de reivindicar la novedad. Para nosotros eso no es garantía de nada.

Pero lo más llamativo es que esta “diferencia” era siempre referida a otras organizaciones de izquierda o el campo popular. En muchas ocasiones la campaña se orientó a “pegarle” a la “vieja política de izquierda”, en particular a la candidatura de Cortés (PSA) y al FIT.

Sin embargo nunca fueron atendidas nuestras advertencia de que el PRO, la derecha (aunque para Monteverde ya no signifique nada este concepto) ligada al poder económico monopólico, venía creciendo fuertemente en las barriadas más pobres (como efectivamente sucedió).

En ese sentido no nos sorprenden demasiado las recientes declaraciones de Juan Monteverde en la prensa donde se evidencia la continuidad de esa estrategia.[2] Flor de favor se le hace al injusto sistema cuando se gastan fuerzas en golpear a quienes, más allá de las diferencias, están ligados a las luchas sociales y populares.

Por otro lado, nos sorprendió cómo era muy “coordinada” la campaña con el Tigre Cavallero. Sabíamos de las simpatías con el gobierno de CFK (caracterizado como “no retroceder”) pero ignorábamos que sobrepasaba el plano emocional y se expresaba en la praxis concreta. Esto tampoco lo aceptamos. Pero nunca existió la posibilidad siquiera de ponerlo en cuestión.

Las diferencias de fondo. El problema del Estado.

Un momento clave, donde las divergencias se acentuaron fue durante la invasión a Rosario por parte de las fuerzas de gendarmería.

En esa ocasión desde Giros se le dio una sutil bienvenida a las fuerzas federales. Decía su referente: “desde el Movimiento Giros y el Partido para la Ciudad Futura, ponemos toda nuestra militancia, nuestros recursos y nuestra energía, a disposición tanto del gobierno nacional como provincial y municipal para desarrollar las políticas sociales y económicas de que dispongan. Para que la necesaria intervención de gendarmería no sea sólo eso y no tengamos que limitarnos a denunciar “los excesos”.[3]

Por nuestra parte, difundimos un comunicado donde sosteníamos que “la ingenuidad de confiar en el Estado como mediador de las injusticias sociales por el discurso más o menos “progre” de los partidos políticos al frente del poder es una peligrosa “ingenuidad” que más que dar soluciones arrastra al pueblo a callejones sin salida”.[4]

Sospechamos que estas diferencias expresadas en sendos comunicados inclinaron a la dirección del FCF a promover nuestra salida.

 El fin del convite

Llegamos a mayo con grietas profundas en cuanto a nuestra participación. Éramos plenamente conscientes y también respetuosos de las hegemonías al interior del Frente, y sabíamos de nuestra debilidad para hacer ver nuestros puntos de vista. Pero siempre tuvimos esperanza que podríamos encontrar acuerdos para seguir adelante, sobre todo porque como diría el pedagogo Paulo Freire: “no hay búsqueda sin esperanza, y no hay porque la condición del buscar humano es hacerlo con esperanza”.

Un día nos enteramos “por los diarios” que surgía una nueva propuesta del FCF: “la ley de víctimas”. No sólo no teníamos información alguna de la iniciativa, sino que, coherentemente, en la propaganda por vía electrónica ya no figuraba la Unión del Pueblo como integrante del FCF. Así sin más, sin ninguna reunión de por medio, sin comunicación formal ni informal, quedábamos fuera del Frente. El convite había terminado…

Nuestra concepción de Frente Político y la Participación electoral

Así se cerraba un capítulo de esta experiencia. Durante todo este tiempo preferimos seguir con nuestro trabajo de militancia junto al pueblo, y haciendo balances provisorios de nuestra participación en el FCF.

Algo que confirmamos es que detrás de la doctrina del horizantalismo y el autonomismo radical se escondía un viejo y tradicional verticalismo, acompañado de un electoralismo creciente.

Nuestra formación/preparación se basa en la concepción de que tenemos que tener muy presente que obtener una gran cantidad de votos o ganar las elecciones sólo lo lograremos en el marco de un auge de la lucha de las masas por aquello de que “la ideología dominante es la ideología de la clase dominante”. En momentos de pasividad sólo sería posible ganar las elecciones si nuestras fuerzas adoptaran las ideas hegemónicas que combatimos. El objetivo general de nuestra participación en la lucha electoral es el de confrontar a los distintos modelos capitalistas que ha padecido el pueblo y en particular los trabajadores desocupados y ocupados, con otra y superior forma de organizar la sociedad, en la perspectiva del socialismo.

Para ello la tarea política central es ampliar los canales de participación popular. En ese marco se encuentra nuestra concepción frentista. En ella el frente no termina en la suma de las organizaciones que lo integran sino que deben dar vida a una entidad superior: “el frente”, el cual debe contener a toda la militancia de las agrupaciones miembros, pero fundamentalmente debe dar origen a una identidad política de la cual se pueda sentir parte una enorme cantidad de militantes y activistas que no se sientan plenamente representados por cada una de las agrupaciones integrantes. Desde el punto de vista teórico es de una simpleza extrema, sólo en la visión estrecha que prima en la política socialista y/o progresista encontramos el principal de los escollos para hacerlo realidad.

Claramente estas concepciones chocaban con las demás fuerzas integrantes del FCF.

 Nuestra perspectiva actualizada

Seguimos pensando que debemos construir un frente del Pueblo que se proponga impulsar y luchar por resolver las tareas que la “burguesía nacional” no supo o no quiere realizar. Fundamentalmente las de industrializar integralmente al país. Lo parasitario de esta clase se demuestra en la bajísima inversión de sus ganancias, con un despilfarro de las mismas en un nivel de vida digno de las monarquías y con una fuga de capitales inimaginable.

El cómo ir desandando este camino es lo difícil. Pero estamos convencidos que solo haciendo iremos resolviendo el dilema. Haciendo cuantos intentos sean necesarios, pues lo que está en juego es nada más y nada menos que el futuro de nuestras familias, de las generaciones posteriores, y el de la especie humana.

El próximo año saldremos más firmemente a seguir construyendo la Unión del Pueblo. En ese marco, también apoyaremos de manera independiente la candidatura de Carlos del Frade como referente para la provincia de Santa Fe. Porque nosotros no especulamos, sino que compartimos con él una forma de ver la realidad santafesina y su compromiso con las luchas, resistencias y esperanzas del pueblo trabajador.

En las vísperas del 19 y 20 de Diciembre, a 13 años de aquella rebelión popular, debemos recuperar nuestra esperanza en nuestras propias fuerzas y recordar que solo la brava movilización del pueblo puede hacer que las ideas o los programas políticos se conviertan en una realidad. Durante aquellas heroicas jornadas de lucha, el pueblo hizo sentir su “nunca más” con las propuestas de ajuste, de hambre y desempleo. Ahora estamos un escalón más arriba en cuanto a organización y debemos aprender a aprovechar ese terreno recuperado para el bienestar y felicidad de nuestros pueblos.

Unión del Pueblo Rosario, jueves 18 de diciembre de 2014

https://fbcdn-sphotos-d-a.akamaihd.net/hphotos-ak-xpa1/v/t1.0-9/149286_102836499790216_5311920_n.jpg?oh=2c9557af3fa08fa5af0d92f77bfca524&oe=5500436B&__gda__=1430496566_4b8455538748fd6988b1639058f4de90

[1]https://uniondelpueblo.wordpress.com/2013/06/11/una-buena-noticia-asamblea-y-participacion-en-las-elecciones/

[2] http://www.elciudadanoweb.com/no-traicionar-a-los-rosarinos-que-depositaron-su-confianza/

[3] http://www.ciudadfragmentada.com.ar/?p=2887

[4] http://jgrosario.wordpress.com/2014/05/01/que-la-ocupacion-federal-no-ocupe-nuestras-conciencias/

El Foquito Nº 1. La Deuda es con el Pueblo

El Foquito Nro 1_1El Foquito Nro 1-2

 

 

Una buena noticia! Asamblea y participación en las elecciones.

Dimos un paso más en el sueño colectivo de transformar la ciudad

 Asamblea y participación en las elecciones.

 Hace pocos días celebramos la asamblea de la Unión del Pueblo de Rosario. La convocatoria reunió, en el marco de distintas actividades, cerca de 100 compañeros y compañeras de distintos sectores y barrios de nuestra ciudad.

Imagen

Seguir leyendo

Se realizó la Asamblea de la Unión del Pueblo.

img_9411

Con la participación de muchos compañeros y compañeras se abordaron los principales temas que afectan la vida del pueblo de la ciudad de Rosario. De este modo dimo un paso sumamente importante en la construcción del programa político de transformación de este instrumento del pueblo y al servicio de todos.
En los próximos días se publicarán las conclusiones y propuestas que surgieron de la asamblea y se informarán los próximos pasos a dar.
Con todos y para el bien de TODOS! Se Puede!
Construyamos la Unión del Pueblo

img_9433img_9426

Temario de la Asamblea del 2 de Junio

Temario de la Asamblea del 2 de Junio

¿Qué vamos a discutir en la Asamblea de la Unión del Pueblo? Aquí te dejamos las actividades y ejes para la jornada del Domingo 2 de Junio.
Quienes además vengan al almuerzo, NO SE OLVIDEN de TRAER CUBIERTOS!
Los ESPERAMOS!
Envíanos tus consultas a:
uniondelpueblorosario@gmail.com
En facebook: /uniondelpueblo.rosario